lunes, 25 de agosto de 2014

Lucha de Arafat se mantiene viva en Palestina





Caracas, 24 Ago. AVN.- La lucha del líder palestino Yasser Arafat se mantiene viva ante la continuidad de los ataques y políticas expansionistas del Estado de Israel sobre Palestina, constituida por Cisjordania y la Franja de Gaza, ésta última, víctima de nuevos bombardeos y excursiones terrestres del Ejército israelí que se intensificaron el pasado 7 de julio de 2014.
Este domingo se cumplen 85 años del nacimiento de Arafat, quien llevó adelante la lucha por la autodeterminación, paz, soberanía e independencia del Estado Palestino.
Considerado uno de los líderes nacionalistas palestinos más importantes de Medio Oriente, Arafat nació el 24 de agosto de 1929 en El Cairo, capital de Egipto, donde se formó en la Universidad del Rey Fuad I en ingeniería civil.
Sus anhelos de ver a Palestina libre, constituida en un Estado independiente, lo llevaron a fundar en 1964 la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), comprometida con la lucha por los derechos del pueblo palestino, la que dirigió hasta 2004.
Hijo de padres palestinos, en septiembre de 1970, Arafat fue nombrado General en Jefe de las Fuerzas Revolucionarias Palestinas, en honor a su firme lucha contra a la política expansionista del sionismo sobre territorios de Palestina.
"Nuestro mundo aspira a la paz, la justicia, la igualdad y la libertad. Desea que las naciones oprimidas, agobiadas bajo el peso del imperialismo, puedan ganar su libertad y su derecho a la autodeterminación", reflexionaba Arafat en 1974 durante su alocución ante las Naciones Unidas, en Nueva York.
Su esfuerzo en favor de lograr ese sueño en Medio Oriente le valió ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1994, y dos años después -1996- se convirtió en el primer presidente de la Autoridad Nacional Palestina.
Entre sus aportes, resaltan la Conferencia de Paz de Madrid (1991), los Acuerdos de Oslo (1993) y la Cumbre de Camp David de 2000, mediante los cuales se entablaron negociaciones con Israel para lograr una paz duradera. Hasta hoy Tel Aviv se ha negado a cumplir los acuerdos y mantiene mantiene una postura expansionista y discriminatoria contra Palestina.
Tuvieron que pasar más de seis décadas para que Palestina fuera reconocida como un Estado. En noviembre de 2012, mediante resolución de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), le fue concedido a este país la condición de Estado observador, con el apoyo de 138 países.
Arafat murió en París, Francia el 11 de noviembre de 2004. Años después, en 2012, fue confirmada la sospecha de asesinato mediante envenenamiento.
Expansionismo y genocidio
Arafat explicó en 1974, ante la ONU, que el movimiento sionista tiene un sólo propósito: el establecimiento del colonialismo, para lo cual subyuga y agrede al pueblo palestino, a fin de satisfacer sus ambiciones de expansión en las tierras de palestinos y árabes.
Israel, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos, mantiene una política expansionista sobre territorios palestinos, en violación al derecho internacional y a la soberanía de Palestina
Esta política se ha intensificado en las últimas dos décadas, con la puesta en marcha de diversos mecanismos, entre ellos el bloqueo en 2007 para impedir el paso de ayuda humanitaria, bienes comerciales y personas hacia Palestina, lo que ha provocado un descenso en la calidad de vida de sus habitantes, niveles sin precedentes de desempleo y la profundización de la pobreza.
Las aspiraciones de Israel no han cambiado en nada. Desde la madrugada del 7 de julio pasado, Tel Aviv arreció con nuevos ataques contra la población civil que reside en Gaza.
Este nuevo accionar, que se puede definir como genocidio, ha dejado en Gaza más de 2.000 palestinos asesinados y otros 10.000 heridos, en su mayoría civiles, entre ellos niños, mujeres y ancianos. 
Para Arafat, el sionismo ve en el niño palestino, "en el árbol de Palestina, un enemigo que debe ser exterminado".
"Una y otra vez nuestros niños, mujeres y ancianos fueron desalojados y tuvieron que vagar por los desiertos y escalar montañas sin comida ni agua", estas fueron palabras de Arafat en 1974 ante la ONU, en referencia a la Guerra de 1948 y que se mantienen vigentes.
Hoy, el pueblo palestino se aferra a la paz duradera y, como dijo Arafat en esa oportunidad, Palestina lleva "una rama de olivo en una mano y el arma de un luchador por la libertad en la otra". 
Adrián Durán AVN 24/08/2014 08:59