sábado, 12 de octubre de 2013

¿POR QUE Y PARA QUE UNA LEY HABILITANTE?

EXTRACTOS
¿POR QUÉ Y PARA QUÉ UNA LEY HABILITANTE?
Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante
por el presidente Nicolás Maduro
Hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional
Caracas, martes, 8 de octubre de 2013
CONTEXTO:
· Presentación por parte de Nicolás Maduro Moros, Presidente
Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela del
Proyecto de Ley mediante el cual la Asamblea Nacional autoriza al
Presidente de la República para dictar decretos con rango, valor y
fuerza de ley en las materias que se delegan de conformidad con
lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela.
· En cumplimiento con la Constitución es convocada una sesión
especial donde el Presidente, electo por una mayoría absoluta,
evidente y clara, expone los argumentos que sustentan su petición
para atacar con fuerza el tema de la corrupción y enfrentar la
guerra económica desatada por sectores fascistas de la derecha
venezolana.
PRESIDENTE NICOLÁS MADURO:
He venido a pedir poderes habilitantes para profundizar, acelerar y dar
la batalla a fondo por una nueva ética política, por una nueva vida
republicana, por una nueva sociedad.
Les voy a presentar un conjunto de reflexiones, de propuestas, para
generar una nueva dinámica nacional, que combine el debate y la acción
con un objetivo central:
· La transformación del modelo ético republicano.
· La transformación del modelo económico venezolano.
Son dos elementos centrales que hemos creído necesario combinar en
una ofensiva nacional.
Llamo a la conciencia del país a que nos sumemos, a que juntos
podamos construir una estrategia nacional para poder ver reverdecer
una nueva ética política soberana, nacional, nacionalista, tenemos de
dónde inspirando, tenemos de dónde tomar ejemplo y fuerza.
Comienzo mi intervención invocando la palabra inspiradora del padre
Libertador Simón Bolívar, el verbo que nos descubrió en toda su fuerza
constructiva, creadora y liberadora de nuestro amado comandante:
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
1
“Mi constancia y mis deseos por el bien de la patria me harán
emprenderlo todo y trabajaré incesantemente por él, sin reparar en las
dificultades...”
Quienes queremos el bien de la patria, los bolivarianos y las bolivarianas
de hoy, con nuestra constancia, la misma constancia bolivariana, vamos
a vencer todas las dificultades que hoy estamos enfrentando, somos del
pensamiento y de la acción, como bien nos definiera el gigante, el
pueblo de las dificultades.
En este punto que estamos convocando, se impone un conjunto
de ideas, de propuestas sobre la corrupción.
No es un capricho que vengamos a solicitar a nombre de nuestro pueblo
el poder habilitante que nos proporcione una sólida base legal para
actuar con prontitud y contundencia contra este mal, esta enfermedad,
en función de preservar la vida de la República y garantizar la salud
pública.
Desde la posición ideológica en que nos situamos quienes batallamos
cada día, como dice el comandante Chávez, por hacer irreversible la vía
venezolana al socialismo, este es un asunto crucial, trascendente, de
vida o muerte para la República Bolivariana.
Si la corrupción sigue reproduciéndose y perpetuando su lógica
capitalista de destrucción, aquí no habrá socialismo:
· El socialismo nunca podrá afianzarse plenamente en su dinámica
profundamente humana entre nosotros, en medio de los
antivalores de la corrupción.
¿Qué es la corrupción?
Tal pregunta nos obliga a una breve exploración:
El diccionario de uso del español de María Moliner la define como:
· “Acción de corromper o corromperse”
Remitiendo también a la palabra soborno. Y en la entrada referida al
verbo corromper, en su cuarta acepción –la que aquí nos interesa– la
define de la siguiente manera:
· “Quebrantar la moral de la Administración Pública y de los
funcionarios”.
La corrupción es una enfermedad que afecta la salud pública, que
quebranta al cuerpo social en su conjunto.
El gran teórico-político, Nicolás Maquiavelo decía:
· “Un miembro gangrenado no se cura con agua de lavanda, se
corta.”
El Libertador Simón Bolívar sentenciaba el 11 de abril de 1828, cuando
le escribió al doctor José María del Castillo:
· “Todo el cuerpo de la historia enseña que las gangrenas políticas
no se curan con paliativos.”
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
2
Es claro que, tanto Maquiavelo como Bolívar, se refieren a situación de
descomposición que requiere actuar políticamente de forma radical,
tajante, para hallar el remedio que permita la plena recuperación de la
salud pública.
Si no existe salud pública, una república marcha indefectiblemente hacia
su disolución.
Preservar la salud pública es un asunto de vida o muerte para una
república, no hay medias tintas; hay que eliminar las condiciones
objetivas que permiten que se sigan desarrollando diversas formas de
corrupción. Recordemos a nuestro Comandante en el Plan de la Patria,
donde nos guía a traspasar la barrera del no retorno, haciendo
irreversible la vía venezolana al socialismo.
Una de las mejores formas de reafirmar nuestra lealtad eterna a nuestro
Comandante Chávez, es combatir sin tregua la corrupción cada día.
Hemos pasado a la ofensiva en esta batalla que es decisiva y no la
abandonaremos.
Llamo al pueblo a:
· No permitir la corrupción ni a los corruptos.
· No tolerar la corrupción ni de cuello amarillo, ni de cuello rojo
rojito. Es el mismo hamponato vístase como se vista, la misma
conducta apátrida y antipopular.
Desde los mismos orígenes, la política implicó el logro de un bien
compartido, ya Aristóteles lo caracterizaba de esta manera:
· “El bien es ciertamente deseable cuando interesa a un solo
individuo, pero se reviste de un carácter más bello y más divino
cuando interesa a un pueblo y a un Estado entero”.
Ha sido el bien común el que le ha dado sentido y razón al ejercicio
político en todos los tiempos, como una aspiración de la humanidad para
entenderse en sociedad con dignidad y respeto.
Vista en la distancia, en el tiempo, nuestra historia política por consumar
el ideal de la democracia, bien podemos comprenderla como un
prolongado sostenido y criminal atraco por parte de las clases
dominantes a la Nación, a sus riquezas, y sobre todo a su pueblo,
gracias a la corrupción, que con el correr de las décadas se fue
agravando, convirtiéndose en una suerte de institución paralela
legitimada por una impunidad que fue horadando la moralidad del país.
No se requiere hacer un estudio demasiado profundo para advertir entre
los factores que han contribuido a tal deterioro, “nos encontramos con
un Estado y unas instituciones que nacen y se desarrollan mediatizados
por los intereses de ese capital dominante”, como diría nuestro escritor
Orlando Araujo.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
3
Somos uno de los lares del mundo en donde se le está plantando
batalla al capitalismo.
Uno de los grandes pensadores contemporáneos, el italiano Giorgio
Agamben, que caracterizan con un punzante sentido crítico al
capitalismo en su devenir contemporáneo nos dice:
· “La hipótesis de Walter Benjamín según la cual el capitalismo es
en verdad una religión, y la más feroz e implacable que haya
existido nunca, pues no conoce redención ni tregua, hay que
tomarla al pie de la letra. La Banca con sus grises funcionarios
expertos ha ocupado un lugar que dejaron la iglesia y los
sacerdotes; al gobernar el crédito, lo que manipula y gestiona es
la fe, la escasa incierta confianza que nuestro tiempo tiene aún en
sí mismo, y lo hace de la forma más irresponsable y sin
escrúpulos, tratando de sacar dinero de la confianza y las
esperanzas de los seres humanos, estableciendo el crédito del que
cada uno puede gozar y el precio que debe pagar por él. De esta
forma, gobernando el crédito gobierno no sólo el mundo, sino
también el futuro de los hombres, un futuro que la crisis hace cada
vez más corto y decadente.
Y si hoy la política no parece ya posible, es porque de hecho el
poder financiero ha secuestrado por completo la fe y el futuro, el
tiempo y la esperanza.” (Estas palabras pertenecen al artículo:
“Crédito, fe y futuro” del año 2012).
A propósito de estas reflexiones conviene subrayar:
La economía venezolana atraviesa una coyuntura especial.
El aparato productivo del país está siendo impactado de una manera
muy aguda por una serie de distorsiones como son:
· La especulación, el acaparamiento, el contrabando, el mercado de
divisas ilegal, una colección de dificultades que bien podríamos
bautizar con el nombre del “cadivismo” como una de las
expresiones más vulgares de la existencia de la burguesía
parasitaria en la historia de la Venezuela de los últimos 100 años.
El Cadivismo, la forma que toma actualmente la obstinada tendencia
de ciertos factores económicos a pretender obtener ganancias y
producir para ello. Parece un asunto de la mayor importancia establecer:
· ¿Quiénes se han aprovechado de estos flujos?
· ¿Cuáles son los grupos de poder y sus relaciones con la Banca, con
la actividad aseguradora y con el mercado de valores?
¡Hacia allá vamos, que nadie tenga duda de ello!
El 12 de enero de 1824, desde Lima, el Libertador Simón Bolívar dio a
conocer un nuevo decreto de guerra a muerte, pero esta vez era contra
la corrupción.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
4
Simón Bolívar era un enemigo acérrimo de la corrupción administrativa y
un firme y frontal defensor de la probidad y la transparencia en el uso de
los dineros públicos, de la ética republicana, con “E” mayúscula.
Bolívar era un celoso practicante de la virtud republicana, pensaba y
actuaba orientado por el principio de que nada por está por encima del
bien común.
Conviene que nos detengamos en este documento del padre Bolívar,
para reimpulsar radicalmente la guerra a muerte contra la corrupción en
todos los terrenos.
Ciertamente, el peculado como delito tiene hondas raíces históricas
entre nosotros, pero ello no significa que nos resignemos como si se
trata de una fatalidad de la que nunca podremos desprendernos.
Debemos tocar el alma nacional, el espíritu popular para que entre todas
y todos batallemos sin descanso hasta que logremos extirpar este mal
de raíz.
En el inicio del decreto Bolívar plantea con absoluta claridad
directamente y sin ambages el problema en toda su gravedad.
Plantea la necesidad de correctivos que no podían ser sino radicales.
“Teniendo presente:
1) Que una de las principales causas de los desastres en que se ha visto
envuelta la República, ha sido la escandalosa dilapidación de sus fondos
por algunos funcionarios que han intervenido en ello.
2) Que el único medio de extirpar radicalmente este desorden es dictar
medidas fuertes y extraordinarias, he venido en decretar: —el decreto
propiamente dicho viene a continuación y consta de sólo cuatro artículos
—. Artículo 1 : Todo funcionario público a quien se le convenciere en
juicio sumario de haber malversado, o tomado para sí de los fondos
públicos de 10 pesos para arriba, queda sujeto a la pena capital.
Artículo 2 : Los jueces a quienes según Ley compete este juicio que en
su caso no procedieren conforme a este decreto, serán condenados a la
misma pena.
Artículo 3: Todo individuo puede acusar a los funcionarios del delito
que indica el Artículo 1. Le daba poder a los individuos, a los ciudadanos.
Artículo 4: Se fijará este decreto en todas las oficinas de la República y
se tomará a razón de él en todos los despachos que se libraren a los
funcionarios que de cualquier modo intervengan en el manejo de fondos
públicos.”
Estamos planteando traer a la vigencia este decreto al año
2013.
Comentando este decreto en su libro, “El Libertador y la probidad
administrativa de 1984”, el maestro (Luis Beltrán) Prieto Figueroa,
querido maestro de todos los tiempos, lo conocí siendo un niño cuando
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
5
nací aquí en Caracas, ¿oyeron? Aquí, para que sepan, conocí al maestro
Prieto casi desde la cuna. Nos dice:
· “No es suficiente propalar las ideas de Bolívar sino seguirlas y
ejecutarlas. No se trata de aplicar la pena de muerte física, se
requiere una muerte civil, y la condena pública por un pueblo de
elevado espíritu cívico, y de conducta moral intachable, que es el
único juez inexorable capaz de sepultar en el oprobio al
funcionario deshonesto.”
¡Es el espíritu de la habilitante! el espíritu del maestro Prieto.
El maestro Prieto pensaba cuando escribía este texto que estábamos
lejos de esta aspiración.
Hoy el pueblo venezolano está a la altura de esta responsabilidad,
creemos que el grado de madurez de su conciencia, nuestro pueblo ya
no es, ni nunca será más el mismo de antes de esta Revolución.
Nuestro pueblo ahora es digno de este reto lanzado por Bolívar e
interpretado por Prieto.
Bolívar en el Artículo 3 del decreto de Lima, dice que todo individuo
puede ejercer la función acusadora.
Entre otras cosas esto implica el reimpulso permanente de la contraloría
social que no debe tener cortapisas, complicaciones, limitantes, ni
frenos de ningún tipo.
¡Vamos a liberar, a activar las fuerzas de la contraloría social de un
pueblo que quiere vivir en una nueva ética ciudadana, republicana
socialista!
La vieja geometría del Estado puntofijista, y la llamamos vieja porque
como pensaba Kléber Ramírez (teórico merideño 1937-1998), “es la
reproducción de la geometría del estado gomecista”, con algunos
cambios de fachada.
Al final es la misma clase dominante que se levantó en épocas de (Juan
Vicente) Gómez.
Esa burguesía parasitaria tan denunciada hoy, que tanto daño le hace a
este país todavía, es la misma, se levantó con Gómez, tiene como centro
capturar, chuparse, expropiar al pueblo venezolano de la renta petrolera
que le pertenece a toda Venezuela.
Es la reproducción de la geometría del estado gomecista con algunos
cambios de fachada, pervive aún dentro del Estado nacional bolivariano
en construcción, buscando su cancerización para que finalmente haga
metástasis.
Esa vieja geometría responde a la lógica perversa de la corrupción y es
corruptora en su esencia.
La nueva institucionalizada está cotidianamente amenazada por un alto
grado de entropía que no hemos logrado revertir.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
6
Necesario es que la corrupción deje de ser percibida como normal en la
vida política de nuestra Patria.
¡Cuánto nos reflexionó el comandante Hugo Chávez sobre este tema!
Es decisivo combatirla en todos los terrenos.
Desmontar todos sus entramados y las condiciones que la propician.
Estamos obligados a revertir definitivamente la lógica de sentido que
hace que la corrupción se reproduzca cada día.
Sólo con una extrema severidad en el castigo contra la delincuencia de
cuello blanco, de cuello amarillo, de cuello rojo, estaremos en el camino
correcto.
Antes y después de la aparición del petróleo, la historia de la IV
República se caracterizó por la corrupción sistemática y generalizada en
todos los niveles, IV República larga, de 1830 a 1998.
El ejercicio del poder y la corrupción vivieron en un maridaje indisoluble,
desde José Antonio Páez, Antonio Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez,
Carlos Andrés Pérez, son ejemplos de la más extrema improbidad, y de
la más aterradora falta de escrúpulos. Hicieron uso del presupuesto
nacional como si les perteneciera, robaron a manos llenas, cometieron
toda clase de ilícitos, como si la corrupción fuese un principio de realidad
y no una anomalía.
Ese es el patrimonio que marcó la vía del estado de clase burgués que
tenemos que superar.
Es largo y extenso el prontuario de corrupción y de delitos contra la cosa
pública de muchos Presidentes, quienes desde el juego perverso del
poder se enriquecieron y permitieron enriquecerse a grupos económicos
sin el más mínimo pudor.
Esa Venezuela se parecía demasiado a la Roma descrita por Bertolt
Brecht en su obra “Julio César”, cuando decía: “La ropa de sus
gobernadores —refiriéndose a Julio César— estaba llena de bolsillos.”
No existe mejor caldo de cultivo para la corrupción que la inefectividad
de instituciones, vale la pena preguntarnos hasta qué punto la renta
petrolera acentuó y multiplicó el peculado y la venalidad en Venezuela.
Es innegable que la realidad histórica de un Estado rentista, junto con
las deformaciones que genera la ganancia fácil tiraron a la moral
nacional por un despeñadero, la convirtieron en una ruina.
Un Estado que no se construyó a partir de la producción, era un Estado
extremadamente débil y vulnerable, de allí la facilidad con la que pudo
ser capturado por la burguesía y sus métodos para poner la renta al
servicio del robo sistemático de los dineros que debieron haber sido
públicos.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
7
Hoy por hoy la burguesía sigue buscando de diversas formas para
mantener el control de la renta petrolera, es el centro del debate, de la
batalla nacional e internacional.
Cuando hay un imperio que nos declara la guerra nos la declara para
venir por las riquezas del país, esencialmente el petróleo.
Cuando hay una burguesía parasitaria que se suma de manera
automática a golpes, contragolpes y saboteos es porque tienen el ojo
puesto en la renta petrolera y en los controles firmes que puso el
comandante Chávez para orientar al gasto social a la inversión del
pueblo.
¡Es el centro de la batalla!
Hoy por hoy la burguesía sigue buscando de diversas formas para
mantener el control de la renta petrolera.
Si a nuestra parásita e importadora burguesía criolla le sigue
correspondiendo alrededor del 70% del producto interno bruto, quiere
decir que la dinámica económica todavía está lejos del socialismo, muy
lejos compañeros, camaradas, compatriotas.
No en vano la burguesía se dedica fundamentalmente al comercio ello le
permite la más rápida y fluida captación de la renta petrolera y por allí
se desangra el país, el Cadivismo.
La Venezuela potencia que soñara, trabajara y proyectara
nuestro comandante es radicalmente antagónica con la
expansión del consumismo en función de los intereses de la
burguesía parasitaria.
Es claro que aquí no habrá socialismo si la burguesía sigue disfrutando
del privilegio flagrantemente incompatible con una dinámica socialista.
¡Sinceremos las cosas con el mayor rigor autocrítico!
El Estado Nacional Bolivariano no ha podido impedir que la importación
se concentre en pocas manos, no ha alcanzado la eficiencia necesaria
para cerrar los caminos a quienes viven, entre comillas, de la
apropiación de los dólares baratos a quienes tienen un ancho margen de
maniobra para ejercer la especulación comercial y perpetrar la reventa
cotidiana de divisas, por aquí también se desangra Venezuela.
Es inmoral, por ejemplo, que el margen de ganancia de los
concesionarios oficiales de ciertas marcas de automóviles sean de un
grosero y abusivo 300%, obviamente ello demuestra que la actuación de
Cadivi deja mucho que desear.
A Cadivi hay que aplicarle las 3R con la prontitud y la profundidad
debida.
Hay que ir a un proceso profundo de transformación de todas las
instituciones.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
8
¡Ya basta! tenemos que lograr que esa renta petrolera sea capturada
para el desarrollo productivo de la economía y no para la especulación,
para el chantaje, para el robo, para el enriquecimiento de grupos
particulares que quieren controlar el poder político sea por la vía del
disfraz rojo o por la vía de la burguesía parasitaria amarilla.
Sería un contrasentido flagrante que una revolución sirva para
que la burguesía parasitaria se enriquezca aún más.
La burguesía parasitaria:
· No produce absolutamente nada y continúa apropiándose
impunemente de parte de la renta petrolera para seguir en lo
suyo, esto es en la especulación.
· Hace lo posible y lo imposible para hacerse de las riquezas que
pertenecen a todos los venezolanos y venezolanas provenientes
en especial de la renta petrolera.
En declaraciones públicas el maestro (Jorge) Giordani nos dice:
· “El 96% de las exportaciones provienen de las exportaciones del
petróleo venezolano, el sector privado exporta apenas el 1.2% del
total de las exportaciones pero requieren entre 35 mil y 40 mil
millones”
Y acentúan sus solicitudes de una manera casi feroz cuando le quitan la
renta petrolera, de allí la rapiña de este sector y el esfuerzo de sus
armas mediáticas para legitimarse haciéndole creer a las grandes
mayorías que todas las divisas le pertenecen.
La última modalidad es la de los llamados “raspatarjetas” y no muy
lejana está otra modalidad consistente en la usurpación de la identidad
de miles de venezolanos para especular en el mercado de títulos valores
usados por las mafias que fueron desenmascaradas y desmontadas del
Banco Federal y de Econoinvest en años recientes.
Razón tenía el maestro Francisco Mieres al decir “que los beneficiarios
de la renta petrolera que se deriva de sus exportaciones son grupos
minoritarios que monopolizan el Estado lo que añade una anomalía”.
Si bien es cierto esos grupos minoritarios ya no monopolizan hoy el
Estado como en tiempos de la IV República, por igual despliegan todo su
poder corruptor para que esa misma renta sobre la que antes tenían
control directo pase a sus manos bien filtrando nuestras instituciones,
comprando o pervirtiendo conciencias para hacerse así de todas las
divisas que son consecuencia directa de las ventas petroleras.
Como consecuencia, también de este modus operandi la espiral de
importar barato y revender lo más caro que se pueda para engullir a
todo nuestro pueblo al costo de alimentar y robustecer a la burguesía
parasitaria, ¡abramos los ojos compatriotas!
¿Dónde están quienes saquean a este pueblo todos los días?
¿De dónde vienen?
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
9
Como consecuencia de este modus operandi están los desbalances y
dificultades serias que padece actualmente la economía venezolana, no
obedecen al funcionamiento estructural del capital y sus consecuentes
crisis reales sino a un empresariado apátrida y voraz que en
conchupancia con el funcionariado corrupto termina pervirtiéndolo todo.
Especulación, acaparamiento y desabastecimiento inducidos, son
apenas las caretas más visibles para inocularle a nuestro pueblo la
creencia de que el modelo encarnado por la revolución no sirve.
Debemos apuntar todo nuestro esfuerzo en:
.- Acelerar la transición hacia una economía productiva, diversificada
que descanse en el trabajo, en la creación de riquezas.
.- Que descanse en el esfuerzo colectivo del país.
.- Que descanse en una poderosa economía socialista y en un poderoso
empresariado nacional productivo.
Durante los 40 años del puntofijismo, el tráfico de influencias estuvo a la
orden del día, el clientelismo traspasó impunemente todos los límites
devastando los cimientos de la ética republicana, el “póngame donde
haiga” era expresión de una tragedia nacional.
Una tragedia nacional al poner al dinero como fin último de la vida,
“todo lo sólido”, parafraseando a Carlos Marx se disolvía en el aire.
La cúpula del puntofijismo, envileció a Venezuela con la creación de esa
figura perversa que es el corrupto igualitario.
Recordemos aquella vil conseja, “los adecos roban pero dejan robar”.
Allí tenemos una autodefinición de lo que Javier Biardeau (Promotor del
Pensamiento Crítico Socialista. Profesor de Estudios Latinoamericanos-
Sociología UCV. Magister en Planificación del Desarrollo) llama la
“subcultura de la adequidad”, era la consagración del saqueo de la
rapacidad, de la desvergüenza, la conversión de la patria de Bolívar en
un miserable cascajo.
En verdad el peculado terminó por definir a la vida política
nacional durante toda la IV República.
El círculo vicioso de la venalidad se reprodujo hasta el infinito, se hizo
incontrolable.
Con la aparición de las políticas neoliberales por los años 70 la situación
alcanzó niveles inauditos, tal como lo han estudiado los economistas
más sensatos entre ellos el Nobel (de Economía en 2001) Joseph Stiglitz.
Cobró sentido la falsa creencia de que la mano libre del mercado llegaría
a derramar hacia abajo el bienestar para el pueblo, y esto sí fue
descaradamente real: Se democratizó la corrupción desde los altos
niveles de las clases populares hasta las clases populares permeando a
la sociedad toda y convirtiéndola en un campo abierto para que los vivos
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
10
desplazaran a los pendejos como en su ocasión Uslar Pietri llamó a los
venezolanos decentes.
Con la proliferación de las prácticas ilegales en procura del dinero fácil
en todos los estamentos del régimen puntofijista se hizo habitual el
delito como forma natural de entendernos en sociedad.
Esta cultural del robo, mengua de los valores éticos se fue instaurando
cada vez con mayor descaro en la misma medida que se entregaba más
nuestra economía a la “libre circulación” de capitales nacionales y
foráneos sin ningún control.
Es una verdad de bulto que la corrupción es connatural a las lógicas del
mercado y del capital, que sólo haya las condiciones necesarias para su
perpetuación en el saqueo y en la ilusión de consumo sin límite.
Esto lo encontramos en el mismo pensamiento de uno de sus
intelectuales fundadores del liberalismo como es Adams Smith cuando
nos advertía que “el vulgarmente llamado estadista o político es un
sujeto cuyas decisiones están condicionadas por intereses personales”.
En la historia abundan quienes han considerado a la corrupción como
una necesidad del funcionamiento democrático ya sea en voz de Cecil
Roth (historiador y académico 1899-1970) uno de los insignes
saqueadores ingleses de África al señalarnos que “cada quien tiene su
precio”, o mucho más claramente y sin recato alguno cuando Winston
Churchill (Winston Leonard Spencer-Churchill, 1874-1965. Político y
estadista británico) manifestó:
· “Un mínimo de corrupción sirve como un lubricante benéfico para
el funcionamiento de la máquina de la democracia”.
Hasta llegar a teóricos más actuales como el politólogo Samuel
Huntington, el mismo de la propuesta de “El choque de las
civilizaciones” al asegurarnos sin vergüenza ninguna:
· “La corrupción puede ser considerada un factor de modernización
y de progreso económico permitiendo por ejemplo un recambio
social a favor de las clases emergentes dispuestas a desbancar el
obstruccionismo de las viejas élites, agilizando procesos
burocráticos y seleccionando a los principales actores del mercado
a fin de que surjan aquellos que invierten de forma decidida
incluso en sus proyectos empresariales”.
Una de las anomalías históricas que arrastramos desde 1958 es la
nefasta consolidación de una sociedad de cómplices hecha a imagen y
semejanza de la partidocracia puntofijista y sus derivados.
Sociedad de cómplices que lamentablemente pervive aún en diversos
sectores de la vida política y que debe ser extirpada de raíz.
Tenemos que reconocer que no ha sido fácil, pese a los logros políticos,
sociales y económicos de la Revolución, desmontar una cultura de la
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
11
riqueza fácil que heredamos de aquella época en que la renta petrolera
era presa fácil de una clase que se la apropiaba y dejaba caer las
migajas al pueblo y algunos se acostumbraron a vivir no del trabajo
honesto sino de la picardía y del aprovechamiento del despilfarro de
quienes desde el poder democratizaron las trampas y el negocio sucio
como forma de sostenerse en el gobierno.
Debemos cortar de raíz con urgencia:
.- Una sociedad que aún mantiene poderosos grupos económicos que se
niegan a comprender que los intereses de la patria están por encima de
sus cuentas bancarias.
.- Sectores privilegiados que se oponen a los derechos de las mayorías.
.- Cofradías financieras que en su deseo de volver al pasado están
dispuestas a quebrar al país e impedir con ello el desarrollo del Proyecto
Nacional.
De acuerdo con informes de la Comisión Económica Para América Latina,
de la ONU, Cepal, desde el año 2004 hasta el año 2012, de Venezuela
han salido capitales por valor de 215 mil millones de dólares
estadounidenses, un promedio de 23 mil millones de dólares cada año.
Ellos necesitan una sociedad de cómplices y de impunidad para seguir
fortaleciéndose como burguesía, la cual históricamente en nuestro país
se ha mantenido del robo, del dinero mal habido, la compra descarada
de políticos, del soborno institucionalizado, de la adquisición de medios
que los ampare, de las prebendas y del chantaje.
En definitiva: Todo lo que implique el ejercicio libre del mayor
dividendo con el mínimo esfuerzo, sin hacerse responsables de las
consecuencias sociales.
En función de su estrategia corruptora y destructora, la desalmada
burguesía parasitaria compra:
.- Políticos: Les compra su prestigio y su liderazgo, y estos se venden al
mejor postor, demostrando su nula consistencia moral y ética.
.- Medios: Cuando no los poseen, de hecho en función de la guerra de
posiciones contra la Revolución Bolivariana, los altavoces mediáticos son
colocados al servicio del dominio de la mentira y de la devaluación de la
verdad.
Para la delincuencia de esta burguesía parasitaria, el poder es algo que
se compra para ponerlo al servicio de sus grupos, y siempre de sus
amos del norte.
Si no tomamos medidas a tiempo, y con todo el rigor del caso, la
perversidad ética y los antivalores que defiende la burguesía
irán desvirtuando poco a poco nuestra ética democrática y
republicana, hasta convertirnos, sin importar los medios, en sus
servidores y en servidores de sus amos.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
12
Si así fuera, de nada hubiera valido la pena tanta lucha y tantos
sacrificios de estos 14 años de Revolución y despertar nacional.
Veamos con claridad los retos que tenemos:
No son los retos de una sola persona (de Nicolás Maduro) como jefe de
Estado y de Gobierno de esta patria.
No son los retos de quienes estamos al frente de la República ahorita.
Son los retos de todo un pueblo.
La única forma de asumirlo es con conciencia. ¿A qué nos enfrentamos?
Un revolcón profundo, ético y moral necesita la patria para tomar con
fuerza su proyecto histórico y hacerlo realidad.
Una nueva sociedad es la única que puede, desde la profundidad del
alma y de la historia nacional, hacer reverdecer un hombre nuevo, una
mujer nueva, una sociedad verdaderamente que pueda calificarse de
humana.
Es un reto nacional.
Para consolidar una nueva institucionalidad es absolutamente necesario
continuar forjando una nueva ética en el día a día del proceso
revolucionario.
Una nueva ética implica una nueva subjetividad, unida indisolublemente
a los intereses colectivos, que se convierta a cada compatriota,
digámoslo así, en un agente ético capaz de pensar y actuar en función
del bien común y de su defensa consciente y activa.
Chávez fue y es el principal forjador, y el mayor adalid de la nueva ética,
su ejemplaridad es indiscutible, en materia de equidad siempre predicó
con el ejemplo.
En cierta ocasión nuestro comandante amado y eterno, con su habitual
sencillez y profundidad, nos dijo:
· “Hay una medicina para no ser corrupto, que uno mande al cipote
las ambiciones personales y materiales”.
Quienes nos sentimos y nos llamamos bolivarianos del siglo XXI,
patriotas auténticos, es decir chavistas, debemos hacer nuestras estas
palabras y tomarlas como un voto en el sentido más genuinamente
religioso del término:
¡Mandemos al cipote, todas y todos, las ambiciones personales y
materiales inoculadas por la sociedades acomplejadas de clase!
¿Cuáles son las bases de una nueva ética y cómo construirla?
.- El cambio a fondo de las relaciones de poder.
¿Quién tiene el poder político, económico? ¿Quién lo ejerce nacional,
internacional?
Tenemos que profundizar, darle continuidad y acelerar en el horizonte
de esta década del siglo XXI, el cambio revolucionario y radical que se
inició en 1999, cuando la Revolución se hizo Gobierno.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
13
El cambio de las relaciones de poder es condición para una nueva ética.
Se trata de llevar a su máxima plenitud la democracia participativa,
protagónica, el verdadero poder en una democracia, el Poder Popular.
.- Otra base está en ejemplo que demos quienes estamos ejerciendo
responsabilidades de Estado, de Gobierno, públicas; los liderazgos
genuinos se legitiman cada día.
Si el pueblo percibe claramente que encarna una nueva ética, si sabe
cómo vive éste o aquél líder o lideresa. Si por el contrario, el pueblo
percibe que la vida de este o aquel líder cambia una vez que ha llegado
a determinada posición, el ejemplo sería contundentemente negativo.
Esta reflexión va dirigida a todo un pueblo que cree en una nueva ética,
en una nueva vida; que cree profundamente en la Revolución del siglo
XXI.
La austeridad es y debe ser una regla de oro.
Tenemos que romper de una vez con ese patrón histórico que consiste
en que asumir una determinada responsabilidad significa obtener
prebendas y privilegios, y en fin de cuentas colocarse por encima del
pueblo.
Aquí no cabe sino la mayor rigurosidad.
Quien no lo entienda es mejor que abandone definitivamente las filas de
la Revolución.
A nosotros por lealtad a nuestro Comandante Supremo nos está
prohibido el disfrute del poder.
La nueva ética tiene en Chávez su referente fundamental, y lo tendrá en
el pasar del tiempo con mayor fuerza cada vez.
Oigamos el verbo luminoso de nuestro Comandante Supremo:
· “Necesitamos una educación alejada del individualismo y del
egoísmo, que siembre nuevos valores humanos y sociales. A la
juventud venezolana iluminen el camino de este pueblo y sean sal
para acabar con la corrupción moral, con la corrupción material y
con la corrupción de valores”.
Estas palabras del comandante Chávez denotan la más sentida
urgencia, en función de crear una nueva tabla de valores.
Recordemos que para nuestro Simón Rodríguez, nuestro Robinson, la
autoridad sólo puede ser pública porque es creada y formada por “la
educación, como creadora a su vez de voluntades colectivas y no del
simple e inútil voluntarismo”.
De esta forma sólo son posibles los verdaderos cambios estructurales.
Para decir con el apóstol José Martí:
· “¡No basta con un cambio de forma, necesario es un real y
verdadero cambio de espíritu!”.
Nuestro compromiso ético y moral nunca jamás debe separarse del
espíritu de la política, la política de lo espiritual, de la espiritualidad,
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
14
para que la corrupción, la dejadez y la desigualdad no vuelvan a
enfermar de gravedad nuestro cuerpo social.
Más allá de los daños y perjuicios que el peculado acarrea a la economía
de una nación, se pone de manifiesto un estado de perversión que da
cabida al peor de todos los crímenes: burlar la fe o confianza que el otro
ha depositado en el político o funcionario, al delegarle el poder político
de su comunidad.
Recordemos de nuevo al gigante de este siglo (Hugo Chávez. Tucupita,
estado Delta Amacuro, 20 de mayo del año 2006):
· “Nunca me cansaré de pedirle a todos y a todas que nos
quitemos, como quien se quita una telaraña pegajosa, los viejos
vicios de la corrupción, la burocratización, la ineficiencia, la
incapacidad, la falta de planificación, la falta de trabajo en equipo.
Todo eso hay que dejarlo atrás. Pido, como pediría por mi vida, y
creo que me importa más esto que mi propia vida, que la
Revolución Bolivariana sea auténtica, que no sea una mentira
como tantas ha habido, que no sea otro fracaso. Eso me importa
un millón de veces más que mi propia vida”.
¡Quitémonos las telarañas pesadas!
Igualmente, cómo no recordarlo a través de estas palabras (Aló
Presidente N° 246. Cumaná, estado Sucre. 2006):
· “No habrá verdadera Revolución si no tocamos la fibra moral de la
nación, para elevarla hasta lo más sublime del ser humano”.
Y para decirlo con Enrique Dussel, gran intelectual nuestroamericano:
· “Chávez expresa su angustia ante la fetichización del poder, como
consecuencia de la perversidad capitalista y su tendencia innata
de corromperlo todo, de que sean costumbres pervertidas y
regidas por la impunidad las que terminen haciéndose del
Gobierno y del Estado. De allí entonces su prédica por una
educación alejada del individualismo extremo, del egoísmo, de allí
su convocatoria a la juventud a ser luz del mundo y sal de la
tierra. Por supuesto esa convocatoria, ese llamado no tendrá
receptividad alguna si se basa en el ejercicio de virtudes
anacrónicas o mediante los valores abstractos de una sociedad en
decadencia”.
¡Prepárense! Vamos con todo. ¡Voy con todo, queridos compatriotas! Y
espero el apoyo de ustedes en esta asamblea soberanísima de nuestra
República.
Dice el maestro Enrique Dussel en su “20 Tesis de Política”, muy citada
por el comandante Chávez, profundamente estudiada en los últimos tres
años de su vida, sobre la cual en buena parte descansó las tesis políticas
que mueven el Proyecto de la Patria.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
15
· “El joven se encuentra bombardeado por la mediocracia, por la
moda, por la totalidad del mundo cotidiano, inmerso dentro del
horizonte de una sociedad capitalista, que impone por el mercado
sus ideales de ostentación, superficialidad; difícilmente puede
aumentar su riqueza para comprar y mostrar esos signos caros de
diferencia. No es entonces difícil de imaginar que él, que elige la
profesión de político, rápidamente acepte las propuestas de
Fausto y ‘venda’ su alma al demonio; de la fetichización, usando el
ejercicio del poder para sus propios fines personales o de grupo.
Así nace la política como profesión. Y los partidos políticos, como
maquinarias que imponen sus candidatos burocratizados, en
beneficios de los grupos económicos y del propio partido. Es la
fetichización del poder mediante la corrupción de la subjetividad
del político. De allí, entonces, la necesidad histórica imperiosa de
que surjan nuevas generaciones, rescatando y salvando lo que se
pueda de las anteriores, entendiendo como generación no un
puñado de hombres egregios ni simplemente una masa, sino
como un nuevo cuerpo social íntegro”.
Para decirlo orteguianamente:
Está naciendo y está creciendo, una nueva generación de patriotas a
quienes hay que convocar a reinventar la política, a nuestra juventud.
¡A reinventar la política juventud de la patria! juventud amada, juventud
dueña del futuro.
¡A reinventar la otra política!
Como Espartaco, como Bolívar, como Martí, como Sandino, como el Che,
como Fidel, como nuestro Chávez, como Evo, como Rafael Correa, entre
tantos que para nada fueron jamás profesionales de la política, y que por
responsabilidad ética se transformaron en lo que debemos ser nosotros:
Servidores de nuestras comunidades, de nuestros pueblos.
Recordemos la palabra de nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio,
según San Marcos (San Marcos 10, 42-45), que tanto reflexionaba
nuestro comandante:
· “Ya sabéis, como los que en las naciones son príncipes, las
dominan con imperio y sus grandes ejercen poder sobre ellas. No
ha de ser así entre vosotros, antes si alguno de vosotros quisiera
ser el primero, sea siervo de todos, pues tampoco el hijo del
hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida para la
redención de muchos”.
Tampoco el hijo del hombre vino a ser servido, sino a servir y dar su vida
para la redención de muchos.
Esa es la esencia cristiana del llamado ético que hacemos.
El que quiera ser autoridad hágase servidor de todos y de todas.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
16
La crisis por la que atraviesa la economía venezolana es una crisis muy
peculiar: No hay una merma significativa de los ingresos, sino un
incremento geométrico del consumo.
De acuerdo con la Cepal, el consumo en Venezuela pasó del equivalente
de 65 mil millones de dólares en 1998, a 272 mil millones de dólares en
el año 2012.
Este comportamiento sólo retrocedió en dos oportunidades:
1.- En los años 2000, 2001, 2002 - ya saben por qué - cuando pasó de 84
millardos a 60 millardos, para remontar nuevamente a 84 millardos en el
año 2003.
2.- En los años 2010, 2011, en el marco del segundo embate de la crisis
mundial del capitalismo, cuando pasó de 252 millardos, en el 2009, a un
promedio de 89 mil millones en el bienio. Repuntando en el 2012 a la
increíble cifra de 272 mil millones de dólares.
No se explica cómo en un escenario de crecimiento tendencial del
consumo, por más de una década, las fuerzas productivas no hayan sido
capaces de acompañar este crecimiento con un incremento significativo
de la producción nacional.
De hecho, el Producto Interno Bruto el año 1998 era de poco más de 90
mil millones de dólares y este indicador ha venido sostenidamente
creciendo, más allá de los retrocesos puntuales de las coyunturas
señaladas, hasta ubicarse en 382 millardos de dólares estadounidenses,
que reporta la Cepal para Venezuela en el año 2012.
Una economía creciendo en el consumo, en sus ingresos, pero que no
tiene la correspondiente compañía en el crecimiento de un aparato que
verdaderamente desate las fuerzas productivas de un país que lo tiene
todo y que lo va a lograr todo más temprano que tarde. ¡Vamos a
lograrlo! con una gran revolución de la economía diversificada,
productiva, nacional, lo vamos a lograr, una gran revolución económica,
tecnológica del trabajo, del valor del trabajo que es un valor
fundamental.
Todo esto es para la reflexión, un debate histórico que rompa los falsos
esquemas, los falsos muros de contención que algunos sectores políticos
del país se autoimponen para no reflexionar más allá de la confrontación
pequeña de un grupo contra otro, va más allá este debate, mucho más
allá.
Es una transformación republicana, profunda, necesaria.
No se queden atrás, se lo digo a los sectores de oposición con respeto.
Se quedaron atrás muchos de ustedes y esta Constitución les pasó por
delante y la alcanzaron 5, 6, 7 años después.
No se queden atrás de este Plan de la Patria.
No se queden atrás de este llamado, atájenlo temprano y ojalá con
sinceridad.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
17
Hago este llamado a todo el país y a los líderes de la oposición
venezolana a la cual reconocemos más allá de las diferencias que
tenemos.
Hay que cortar por lo sano, duro, profundo, rápido y sin demora la
podredumbre de una burguesía rentista, parasitaria que no produce y
todo lo importa y que en su sed infinita de divisas chantajea y extorsiona
a la sociedad escondiendo los productos para estimular el alza de los
precios, la maximización de sus ganancias y vuelta de nuevo a exigir
divisas para comenzar nuevamente el ciclo de la especulación. El ciclo
perverso del Cadivisimo.
Desde que asumí la responsabilidad que me encomendó el comandante
supremo Hugo Chávez y que me ratificó el pueblo el pasado 14 de abril,
he tenido claro que la lucha sin tregua y sin cuartel contra la corrupción
entraba en una nueva etapa en la que debemos propinarle golpes muy
efectivos y contundentes en todos sus frentes.
Esta nueva etapa ya se inició.
La vergüenza patria debe desalojar de todos los reductos
públicos a la desvergüenza apátrida.
Contamos con la confianza y el respaldo de nuestro pueblo.
Contamos con su participación protagónica para radicalizar la lucha
contra la corrupción ¡caiga quien caiga!
Tenemos que perseguir a la corrupción donde esté.
Prohibida la tolerancia y la permisividad.
Si nosotros aflojáramos nuestros resortes éticos y morales estaríamos
matando la República.
Sirvan estas palabras de nuestro gigante (Hugo Chávez) para fijar
nuestra línea de conducta:
· “El que quiera hacer dinero no puede estar ni siquiera en la
retaguardia, no, debe estar fuera, lejos, yo no sé dónde, fuera,
lejos o en las filas enemigas”.
La revolución debe ir a la vanguardia de la nueva ética.
Es mucho más que una batalla contra la corrupción la que tenemos por
delante.
Es una guerra en todos los frentes en los que no podemos dar tregua.
Estamos obligados a dar golpes cada vez más efectivos contra esta
excrecencia que es el capitalismo, así se vista de rojo rojito.
Son más que nunca oportunas las palabras del filósofo Rigoberto Lanz:
· “La batalla contra las infinitas formas de corrupción incrustadas en
los tuétanos de todo el tejido institucional de la sociedad es aún
más exigente y demanda de la vanguardia dirigente un nuevo
impulso”.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
18
La conciencia activa debe reconocer responsablemente en este
problema una grave inconsistencia en relación con cualquier idea de
revolución.
Hay una subcultura de la corrupción en el país que no se vence con
espasmódicos sermones ni con una simple mención retórica a este
problema, trátese de la pillería gangsteril que no vacila en rasparse la
caja fuerte con el mayor desparpajo o de las refinadas prácticas del
favoreo, el quiquirigüiqui y tantas otras mañas bien mantenidas por
legiones de funcionarios de todos los pelajes.
La primera regla es una radical intolerancia frente a estas prácticas.
La menor ambigüedad se traduce a la postre en complicidad.
Las vacilaciones frente a la corrupción se traducen en complicidad.
Sólo una actitud implacable frente a la corrupción puede traducir un
efecto de reeducación en los colectivos que se desempeñan
honestamente en espacios de la gestión pública, que proliferan también
los colectivos honestos que le dan a la patria desde su idea, desde su
esfuerzo todo, a cambio de nada.
El asunto crucial, es inyectar a todo el clima organizacional de la nación
la convicción palpada cotidianamente a todos los niveles de una línea de
conducta brutal frente a cualquier forma de corrupción; allí no valen
sutilezas ni comprensiones.
Pensamiento de Rigoberto Lanz:
· “La traducción práctica de esta factura ética, vertical es el único
antídoto que puede ir resocializando la catadura de cada persona
relacionada con la función pública.”
Sólo con una intolerancia radical y una línea de conducta brutal
podremos extirpar el cáncer de la corrupción de la vida pública
venezolana.
Si el gobierno bolivariano no actúa, como decía Bolívar, bajo el imperio
de las leyes inexorables para que la ética republicana resplandezca,
preservando celosamente el bien común, estaríamos traicionando la
esperanza popular.
En este preciso sentido la Ley Habilitante que estamos
solicitando a la soberanísima Asamblea Nacional, es un
instrumento absolutamente necesario para salir de lo que no
vacilo en llamar un auténtico tremedal.
Quiero apoyar de estas palabras con el planteamiento de Luis Brito
García, para enfatizar la necesidad histórica impostergable de esta Ley
Habilitante.
· “A grandes males, grandes remedios, si la corrupción desborda los
mecanismos institucionales, es imperativo fortalecerlo. Desde la
mitad del siglo pasado todos los Presidentes venezolanos han
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
19
tenido poderes extraordinarios, de acuerdo con el numeral 8 del
Artículo 236 de la Constitución, una Ley Habilitante debería
conferir al Presidente electo, poderes para legislar por decreto,
entre otras materias, el de la corrupción. Vergüenza para aquel
que se oponga a la habilitante.”
Necesitamos una solidaridad revolucionaria, que nos permita actuar sin
dilación para impedir que los corruptos de todo pelaje sigan
desangrando la Patria.
Si queremos estar a la altura de este compromiso es necesario rescatar
el “Látigo de Chávez” para castigar la corrupción y la ineficiencia,
reduciendo la impunidad hasta derrotarla y desaparecerla.
Se trata, como pensaba Bolívar, de vencer por el camino de la
Revolución, y no por otro.
De trata de una guerra sin cuartel a todos estos lastres que representan
una tremenda amenaza para la República y para la pervivencia de la
propia Revolución Bolivariana.
Hay que tener absoluta claridad en un punto:
Enfrentar radicalmente la corrupción para por enfrentar
radicalmente el burocratismo.
Yo estoy aquí para encabezar una revolución dentro de la revolución
Para cumplir el sueño del comandante Hugo Chávez.
Para cambiar lo que se está haciendo mal.
Para rectificar los errores del burocratismo.
Para darle un sacudón a la indolencia de algunos funcionarios.
Sólo luchando contra el burocratismo hasta vencerlo, lograremos
imprimirle toda la eficiencia que necesita nuestra revolución para
atender los problemas del pueblo.
O lo hacemos hoy, y lo hacemos nosotros, o la corrupción se va a tragar
la Patria.
En el memorable Consejo de Ministros del 20 de octubre del 2012,
llamado El Golpe de Timón, el comandante Chávez me ordenó: “Mano
de hierro” y mano de hierro, puño de hierro es lo que voy a usar contra
la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia.
Con nuestro comandante Chávez en la vanguardia hemos luchado duro
para devolverle la esencia y la dignidad política a Venezuela, para que
unos cuantos inescrupulosos vengan a manchar con sus acciones la
probidad que exige el ejercicio de la política.
Es hora de tomar conciencia de quiénes son los corruptos y bajo qué
mecanismos desde sus razones de origen actúan en medio de esta
batalla por la dignidad.
Hemos visto con alarma cómo se desfigura el debate en algunos
espacios públicos, por ejemplo en esta Asamblea Nacional ante la
presentación de pruebas irrefutables funciona la sociedad de cómplices,
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
20
tengo que decirlo por duro que sea, ha funcionado la sociedad de
cómplices ante denuncias directas de distintas formas de corrupción.
Como el caso del diputado Richard Mardo.
Como el lamentable caso del diputado Juan Carlos Caldera.
Dos casos explícitos donde funcionó la sociedad de cómplices, donde no
se investigó, donde hubo la solidaridad automática, estableciéndose las
pruebas directas.
Y en otros casos han tomado la decisión lamentable no sólo de no
investigar, no sólo el no permitir la investigación sino de ocultar, sin
pudor alguno, las fechorías de quienes le resulta imposible demostrar de
dónde obtuvieron tamañas sumas de dinero para gastarla en bacanales,
como ha sido el oprobioso y repudiable caso del señor Oscar López
Colina, secretario de la Gobernación del estado Miranda, quien dirigía
una red de corrupción.
Sin embargo los medios tienen un comportamiento completamente
diferente cuando el gobierno bolivariano asume su responsabilidad de
enfrentar a los funcionarios de la Administración Pública, y de
instituciones del Estado que incurren en delitos, ahí sencillamente los
medios se limitan a silenciar nuestras acciones al no difundir lo que
venimos haciendo para liberarnos del flagelo de la corrupción, vístase
como se vista, la estrategia es clara: tratar de culpabilizar al gobierno de
persecución política, distorsionando la realidad y el fondo de los hechos,
haciendo creer con esto que sólo atendemos los casos de aquellos que
nos adversan políticamente.
A los medios les haría bien decir la verdad en torno a los casos citados,
sea quien sea del sector político que sea denunciado.
¡Voy a fondo no importa quien sea, no me calo chantaje de
ningún sector político de este país! ¡Prepárense!
Como es el caso del fondo chino venezolano.
Como es el caso del Seniat.
Como es el caso de Indepabis.
Como es el caso de Ferrominera del Orinoco que no ha salido una sola
voz de ningún dirigente político, de ningún partido de la Revolución a
proteger bandidos denunciados y encarcelados por la propia Revolución.
Tiene que llamar a la reflexión la conducta impecable que se ha tenido
para investigar, castigar, y eso sólo es principio de una ofensiva dura
que hemos iniciado.
Nadie puede olvidar que por primera vez en la historia de nuestro país,
en se convocó una marcha para apoyar la corrupción demostrada y
comprobada en la persona de un diputado que se pretendió convertir en
héroe, en referencia, en paradigma de lo que debe ser la política en el
país ¡Jamás lo olvidaremos!
Al Capone decía:
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
21
· “Hoy en día ya la gente no respeta nada antes poníamos en un
pedestal la virtud, el honor, la verdad y la Ley, la corrupción
campea en la vida americana de nuestros días. Donde no se
obedece la Ley, la corrupción es la única Ley; donde la corrupción
está minando a este país la virtud, el honor y la Ley se han
esfumado de nuestras vidas...”
Son las rectas y admirables palabras de Al Capone al periodista
Cornelius Vanderbilt, el 17 de octubre de 1931, y rescatadas y citadas
por Eduardo Galeano, en su obra: “Patas arriba. La escuela del mundo al
revés.”
Como se puede afirmar, es el discurso hipócrita de la doble moral de la
mafia económica y política de todos los tiempos.
Su doble moral, su falsa ética, y que bien puede extrapolarse a nuestras
latitudes, si consideramos la inversión de valores o la siembra de anti
valores, de no ser que previamente constatamos que quien así se ha
expresado días después, como es Al Capone, sería encarcelado y pasaría
a la historia como el gánster más famoso de todos los tiempos.
Viéndolo desde otro contexto, en todo este escenario cabe por igual
preguntar ¿cuándo los sectores de la derecha venezolana van a superar
los esquemas de sociedad de cómplices, y se van a traer a ver a un
debate verdadero para investigar todos los casos denunciados?
Dice Galeano:
· “El mundo al revés, premia al revés, desprecia la honestidad,
castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulo, y alimenta el
canibalismo.”
Seguiremos denunciando y enfrentando sus perversas inmorales
prácticas, impediremos a toda costa que siga saqueando impunemente
al país comprando la política, comprando los políticos, comprando el
poder.
Tenemos que conjurar el gravísimo peligro que ya está entre nosotros,
hablamos de la emergencia de una nueva clase, o en términos más
duros de una nueva oligarquía.
Este terrible y repudiable fenómeno, llamémoslo así, ya ha sido
estudiado por la tradición reflexiva marxista en otras latitudes, se trata
de una desviación a la que debemos combatir sin ninguna clase de
contemplaciones.
Es un abyecto contrasentido que una revolución termine por propiciar la
consolidación de un nuevo sector privilegiado, de una nueva élite
económica.
Las revoluciones se hacen para abolir privilegios y acabar con cualquier
forma de elitismo.
La época de la corrupción institucionalizada debe terminar en
Venezuela. La corrupción de cuello amarillo, y la corrupción de cuello
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
22
rojo rojito son una y la misma cosa, responden a la misma lógica
delictiva.
Qué clase de revolución sería ésta si fuéramos implacable con la primera
y tolerante con la segunda.
Ha habido casos sorprendentes y dolorosos en esta primera parte de la
ofensiva: El caso del gobernador de Guárico, Luis Gallardo, al cual le
teníamos un gran afecto y le seguimos teniendo en lo personal. En una
investigación se descubrió el funcionamiento de grupos que llaman la
boliburguesía regional y el caso del Fondo Chino, demuestran que:
El gobierno de este primer presidente chavista Nicolás Maduro,
tiene la más férrea disposición de ir a la raíz del problema de la
corrupción, y declarar Cero Tolerancia con la corrupción esté
donde esté, aparezca como aparezca, del color que sea.
Tenemos que ir a buscar un nivel de coordinación más perfecta, de
normativa más ruda, severa, y de castigo a todo nivel de la vieja
corrupción que hemos denunciado amplia y suficientemente y de los
nuevos mecanismos que vamos a ver: de legitimación de capitales,
financiamientos indebidos en dólares, de aquí, y de allá.
En este preciso sentido requerimos de una Ley Habilitante.
.- Que nos permita desplegar, para decirlo con Bolívar, todos los efectos
sensibles y los esfuerzos bien dirigidos para consolidar una inexpugnable
legalidad bolivariana que nos blinde contra la corrupción y los corruptos.
Llamo al pueblo:
A ejercer la más rigurosa vigilancia sobre el comportamiento de nuestras
instituciones.
A ejercer plenamente su condición de poder constituyente e instituyente
mediante la denuncia oportuna y responsable.
Si el pueblo se inhibe a la hora de denunciar, será muy difícil aplicar los
correctivos necesarios.
Nunca perdamos de vista que lo público es de todos y sólo con la
participación protagónica, podremos detener a la quinta columna que
quiere vivir de la revolución, y pretende perpetuar la corrupción.
Erradicar efectivamente la corrupción exige primero que nada hacerla
visible allí donde pretende ocultarse, de allí el valor trascendental del
control popular, de la denuncia popular, del sistema de comunicación e
información que tiene que darle mayor visibilidad al pueblo que reclama,
al pueblo que denuncia.
Quiero hacerle un llamado a los medios de comunicación privados a no
invisibilizar la lucha sin tregua contra la corrupción que hemos
emprendido con renovados bríos junto al pueblo y subordinados a su
mandato.
Dice Javier Biardeau en su penetrante ensayo “Los raspaollas”:
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
23
· “Sería profundamente ruinoso para la revolución bolivariana que
todo este debate sobre la corrupción se rodee de un clima de
impunidad ante casos concretos de malversación o corrupción de
cuello amarillo o rojo rojito, generando ambientes de complicidad,
pues lo que está en juego es la propia fibra ético cultural, moral
del proceso iniciado como una corriente de lucha contra la
corrupción desde sus orígenes aquel 4 de febrero de 1992”.
Esta fibra ético cultural moral debe ser celosamente preservada, se nos
irá la vida en ello pero la vamos a preservar cueste lo que cueste.
El legado luminoso del comandante Hugo Chávez hoy más que nunca
nos exige congruencia, coherencia y consecuencia.
Chávez nos legó un patrimonio ético tan republicano como
revolucionario que nos obliga a ejercer virtudes a quienes tenemos
responsabilidades públicas.
Chávez vive y vivirá en la medida en que avancemos hacia una nueva
institucionalidad libre de vicios, de dobleces, de corruptelas.
No basta tener una clara definición moral y legal del problema de la
corrupción.
Estamos ante una anomalía sistémica.
Las buenas intenciones puramente declarativas son del todo
insuficientes.
La historia nos enseña que el empleo de una retórica contra la
corrupción no necesariamente conduce a combatirla eficazmente.
Para alcanzar la decencia en el funcionamiento de la democracia para
profundizarla, para hacerla invulnerable, para defenderla incluso de
quienes aspiran aniquilarla con sus prácticas criminales, es
imprescindible una transformación profunda en el sistema de
justicia.
.- Que contemple leyes inexorables e inflexibles que castiguen a los
responsables sin ningún tipo de consideraciones.
.- Se requiere de la creación de equipos profesionales especializados en
el ministerio público para la investigación de delitos económicos de toda
índole.
.- La creación de instancias especiales para investigar y juzgar delitos de
corrupción, así como también un marco legal que nos permita velar por
el manejo de los recursos públicos y el funcionamiento financiero del
ejercicio político.
Es urgente hacer correctivos a tiempo para erradicar a las mafias
económicas y financieras que se valen de la política y los políticos para
hacerse de los sagrados destinos de la patria.
En la Venezuela que “se levantó de sus cenizas”, como decía nuestro
comandante, hay suficiente entereza moral y valor sin medida para
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
24
ganarle esta guerra a quienes piensan cosechar dinero indebido
burlándose de nuestro pueblo.
Ser permisivos y tolerantes con las prácticas de acumulación delictiva de
capital es hacernos cómplices de la inmoralidad, de allí la imperiosa
necesidad de erradicar la impunidad y la complacencia con los
responsables para seguir teniendo patria.
Se trata, de ponerle coto a los abusos de quienes creen que la justicia
jamás se hará efectiva.
¡Es la hora de la máxima eficiencia jurídica!
No podemos permitir que la corrupción vacíe de sentido y significado al
modelo de democracia participativa y protagónica que nuestro pueblo
está construyendo y creando cada día.
Quienes sentimos a la patria, como decía nuestro comandante Chávez,
en las vísceras, citando al maestro Mario Briceño Iragorry estamos ante
el desafío de construir su historia y su porvenir construyendo una nueva
sociedad que supere al capitalismo, erradicando todos aquellos
mecanismos o elementos que permiten su reproducción a diario.
Recordemos a nuestro comandante nuevamente cuando en el año 2006
y de la mano del gran Víctor Hugo nos decía:
· “La obra estaba incompleta, convengo en ello, hemos demolido el
antiguo régimen en los hechos, no hemos podido suprimirlo
completamente en las ideas, no basta destruir los abusos, es
menester modificar las costumbres, el molino ya no existe pero el
viento que lo molía aún continúa soplando, no es suficiente para
nada destruir el viejo régimen en los hechos, no es suficiente que
el mapa venezolano esté cubierto de rojo rojito, eso no basta, que
tengamos 21 de 23 gobernaciones y la mayoría de las alcaldías de
país, cualquiera pudiera decir ganamos la gloria, no, para nada,
apenas somos un ejército desplegado en batalla, desplegado nada
más, la nueva batalla profunda está comenzando, el enemigo está
intacto ocupando sus posiciones más allá de las gobernaciones,
más allá de las alcaldías, más allá de lo visible, más allá de lo
nacional”.
Mano dura entonces contra la corrupción.
Castigo ejemplar y aumento de las penas.
Perfeccionamiento de la mancomunidad de todos los poderes.
Es necesario si queremos hacer posible el anhelo transformador y la
conquista de la sociedad justa que aspiramos.
Para tener una patria fuerte tenemos que tener una justicia fuerte.
Debe reinar la justicia entre nosotros, de lo contrario dejaremos todo al
capricho y a los intereses ajenos.
Una ley severa contra la corrupción es una exigencia también para el
Poder Judicial, el Poder Electoral y muy especialmente para el Poder
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
25
Moral dentro del cual la Contraloría General de la República, tiene que
tener una autoridad reforzada.
No deja de tener razón el gran filósofo francés Jacques Derrida cuando
en su libro “Fuerza de ley” de 1997, nos advierte:
· “El derecho no es la justicia, se trata de romper con un funesto
mecanicismo que ha colocado históricamente hablando el derecho
por encima de la justicia, la fetichización del derecho, cosa
típicamente burguesa ha funcionado al servicio de la burguesía y
ha ocluido o cerrado la cuestión de la justicia, la corrupción tiene
sin ninguna duda un poderoso resguardo en la fetichización del
derecho”.
Aplicar correctamente y a plenitud la justicia es un gran desafío que
tenemos por delante para derrotar todo este flagelo.
Tenemos que echar definitivamente a los mercaderes del templo,
vístanse como se vistan, el látigo que usó el maestro de Nazareth es el
mismo látigo de nuestro comandante Hugo Chávez, tenemos que
emplearlo colectivamente, la patria de Bolívar y de Chávez no es una
cueva de ladrones.
Debemos desplegar una real y verdadera Campaña Admirable contra la
corrupción en ofensiva permanente contra los corruptos, contra sus
privilegios, contra sus políticos.
En esta etapa crucial de la Revolución Bolivariana, existe un gran
consenso en nuestro pueblo, en que se imponen dos asuntos de la más
alta importancia de esta etapa histórica nueva que se está abriendo:
Primero: El rescate de la ética y la construcción de una nueva ética
ciudadana.
Segundo: El reimpulso de una nueva economía.
El rescate de la ética mediante la promoción de una nueva ética política,
de una nueva ética ciudadana, que sea coherente con la nueva sociedad
que estamos construyendo.
Sólo un ciudadano con una nueva ética, sólo dirigentes políticos
con una nueva ética, servidores públicos con una nueva ética,
podrán hacer efectivamente una patria nueva.
El otro gran objetivo es la gran revolución económica de diversificación y
productividad. De liberación de las fuerzas productivas del país.
Por eso es que he venido a pedir poderes habilitantes durante un año.
Para empezar temprano este año 2013 y empujar con fuerza todo el año
2014, en las grandes tareas de combatir la corrupción, de adecentar el
país y de hacer la revolución económica productiva que sustente la
felicidad del pueblo.
Esas son las grandes tareas que he venido a cumplir.
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente
Nicolás Maduro
26
No vengo a pedir tregua ni cuartel a una derecha que no tiene
conciencia nacional, pero que lo sepa el pueblo honesto y decente de
nuestra patria, que esta derecha antinacional apuesta cada segundo de
nuestra vida a mi fracaso, a nuestro fracaso, para luego ponerle ya, de
acuerdo a sus planes, definitivamente la mano a las riquezas de la renta
petrolera de nuestro país, para integrársela a los intereses
transnacionales.
Han obstaculizado y obstaculizan todo.
¡Cese ya la guerra y el sabotaje contra el Gobierno democrático que yo
presido! ¡Ya basta ya! ¡Ya basta ya pueblo de Venezuela! ¡Hasta cuándo
sabotaje! ¡Campaña sucia! ¡Guerra psicológica! ¡Guerra de odio!
¡Mentiras! ¡Manipulaciones!
Este poder habilitante que vengo a solicitar democráticamente a esta
Asamblea para derrotar la guerra económica que se está haciendo
contra nuestro pueblo y para acelerar las bases de la nueva ética que
clama nuestra Patria, para colocar a nuestro país en la vanguardia, en la
avanzada del siglo XXI.
Este poder habilitante que vengo a solicitar es una necesidad de este
momento histórico para poder articular todas las fuerzas institucionales,
políticas, legales, sociales de la nueva etapa que exige nuestra Patria.
Consigno ciudadano presidente de la Asamblea Nacional, la petición
formal que incluye el conjunto de temas que configurarán esta lucha por
instaurar la nueva ética política bolivariana y chavista del siglo XXI, y por
la revolución económica y productiva a favor de los intereses del pueblo.
Solicito a nombre de todo el pueblo venezolano poderes habilitantes
especiales para combatir con mucha fuerza, con mucha entereza, con
mucha decisión la corrupción, y para dar un revolcón a los corruptos y a
sus cómplices.
¡Chávez vive!
¡La lucha sigue!
¡Independencia y Patria socialista!
¡Viviremos y venceremos!
EXTRACTOS: Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante por el presidente